Páginas vistas en total

martes, 10 de marzo de 2015

Palomear

La lengua es como una piel que recubre el cuerpo social y se estira y se encoge siguiendo sus mudanzas.
El periodista y escritor Jesús Marchamalo  me habla en Panamá, durante el VI congreso de la Lengua, de un verbo genial que le oyó decir a un mexicano para expresar la acción de marcar con un pequeño signo las casillas de un formulario: palomear. "¿Ya palomeaste el documento?". Es una palabra ingeniosa y elocuente porque el pequeño trazo suele tener, en efecto, la silueta de un ave; y escoger que sea una paloma le da un toque modesto, doméstico, risueño. He aquí una lengua vibrando de vida.
La lengua es como una piel que recubre el cuerpo social y se estira y se encoge siguiendo sus mudanzas. Algo tan orgánico no se puede modificar por decreto: el voluntarismo no funciona (esos espeluznantes "ciudadanos y ciudadanas", por ejemplo). Solo un cambio real de la sociedad puede hacer evolucionar el manto de palabras que la recubre. Por eso no me extraña que ahora sean los países latinoamericanos los más capaces de mostrar esa vitalidad creativa.

Rosa Montero 


No hay comentarios: