Páginas vistas en total

martes, 22 de abril de 2014

POEMA DE MIO CID





En Valencia con los suyos vivía el Campeador;
con él estaban sus yernos los Infantes de Carrión.
Un día que el Cid dormía en su escaño, sin temor,
un mal sobresaltó entonces, sabed, les aconteció:
Escaposé de una jaula, saliendo afuera, un león.
Los que estaban en la corte sintieron un gran temor;
recogiéronse sus mantos los del buen campeador,
y rodean el escaño en guarda de su señor.
Allí Fernando Gonzalez, un Infante de Carrión,
ni en las salas ni en la torre ningún refugio encontró;
metióse bajo el escaño, tan grande fue su pavor.
Diego González, y otro, por la puerta salió
diciendo con grandes gritos:-!Ay, que no veré Carrión¡

No hay comentarios: